Suspensión automotriz

Desde antes de los primeros autos que fueron fabricados, se realizaron muchos experimentos y pruebas para poder contrarrestar los golpes producidos por andar en terracerías, sobre todo en los carruajes y carretas, pues los cocheros ya no contaban los días en los que abandonarían su trabajo por las increíbles dolencias en su espalda baja. Así pasaron muchos años, hasta que llegó el día en el que inventaron la suspensión automotriz.

Como su mismo nombre lo dice, la suspensión de un auto fue creada con el objetivo de amortiguar los golpes o movimientos bruscos que de producen al conducir un auto, sobre todo en terrenos adversos o calles mal pavimentadas. Los amortiguadores proporcionan al auto de estabilidad, una marcha más suave y lleva de seguridad al vehículos y a sus ocupantes.

Para que este sistema funcione perfectamente, la suspensión también deberá mantener una altura adecuada en el auto, las llantas también permanecen adecuadamente alineadas gracias a la suspensión. Pero la parte más importante para que este sistema funcione, es importante que todos sus elementos funcionen de la manera correcta, lo cual se evidenciará en las revisiones preventivas que se le den al auto.

Y ahora te preguntarás ¿cuáles son sus componentes? Este sistema está compuesto por varias partes, dentro de los principales destacamos; los resortes del muelle, las ballestas, la barra de torsión, los amortiguadores, la barra estabilizadora, los topes de goma, rótulas, entre otros.

Una de las partes más importantes de la suspensión son los amortiguadores, estos elementos son los encargados de absorber las vibraciones de los muelles, las ballestas o barras de torsión. Te explico un poco sobre su función; cuando las llantas pasan por un bache, el muelle se comienza a comprimir o a estirarse por lo que se crea un rebote, luego una forma de vibración que movería la carrocería completa, pero con los amortiguadores no pasa eso.

Entonces, el amortiguador de doble efecto de tu Ford 4×4 tiene como efecto frenar el efecto de compresión y la reacción del muelle. Pero eso no es todo acerca de los amortiguadores, existen de dos tipos, los hidráulicos y los de gas:

Hidráulicos. Este tipo de amortiguadores poseen en su interior aceite y son conocidos por ser lo más comunes o los que tienen casi todos los autos desde fábrica.

De gas. Los amortiguadores de gas tienen tanto aceite como gas de nitrógeno a alta presión, por lo que además de amortiguar, también desarrollan la característica de resorte. Entonces, éstos vuelven a su posición cuando ya no se actúa sobre ellos.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]