Ante las medidas de seguridad y prevención de delincuencia que las personas están tomando para proteger su patrimonio, el sector que se dedica a la venta e instalación de camaras de seguridad ha crecido considerablemente, sin embargo, ante este hecho, no solo han las cámaras de seguridad aparecen, también lo han hecho las famosas cámaras espías creando una pequeña confusión entre los usuarios. Por ello, en esta artículo nos gustaría dejar en claro como funciona cada una y el uso que se les da regularmente.

Cámaras de seguridad

Estos sistemas se pueden configurar con una sola cámara o conectar una red que permitirá una vigilancia de la zona desde diferentes ángulos. El sistema esta diseñado para capturar vídeo las 24 horas, con el fin de capturar algún acontecimiento inusual en el trascurso de día y la noche. Tienen una conexión central que se puede ubicar en casa o en un centro de vigilancia como el que se maneja en la empresa ADT. Las imágenes pueden ser vistas en directo o reproducirse.

Se debe de configurar el sistema de grabación para que capture y divida la proyección de imágenes al mismo tiempo y el mismo programa se encarga de catalogar cada vídeo por fecha y hora, con el fin de proporcionar una información más precisa si se requiere analizar el vídeo posteriormente.

Cámaras espías

Su nombre lo dice todo, son cámaras que tiene como función principal espirar, por lo que debe de tener un tamaño reducido con el fin de que sea difícil de detectar, lo que puede afectar o limitar mucho sus funciones. Su capacidad de almacenamiento, calidez de imagen y alcance dependen del tamaño que tenga. Regularmente estos artefactos se usan con el fin de corroborar algo, por lo que solo están programadas para grabar un cierta cantidad de tiempo. Por ejemplo, los padres que vigilan a sus hijos cuando los dejan con niñeras.

Principales diferencias

Una de las principales diferencias radica en el uso, mientras las cámaras de seguridad buscan ser un elemento para prevenir o identificar algún acto delictivo, las cámara espía buscan captar una situación específico y que el vídeo se convierta en una evidencia. Otra de las diferencias radica en la tecnología y capacidad de almacenaje, mientras las cámaras primeras pueden contar con un sistema de almacenamiento ilimitado, el tamaño de la cámara espías determina mucho su memoria. Además, las cámaras de seguridad son visibles e identificables, mientras que las espías pueden camuflarse con cualquier forma: un oso de peluche, una pluma, un a

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]