El pasto artificial para deportes actualmente es usado en casi todas las canchas de futbol y en los centros deportivos, pero ¿Por qué no usan pasto natural? Pues bien, el día de hoy te quiero dar una breve explicación del porqué de esta curiosa situación.

Gracias a los avances tecnológicos y científicos, en materia de deporte, la ciencia descubrió cosas interesantes y que podían ayudar a mejorar la condición de los atletas. Uno de ellos fue la implementación de pasto sintético en canchas de fútbol profesional, tanto en el soccer como en el americano y el Rugby, pues a diferencia del pasto natural que si se encontraba demasiado humedecido podía ocasionar un accidente o hacer más lento el avance del jugador por cómo se desplazaban las suelas picudas sobre la superficie, el pasto sintético aporto grandes beneficios, por ejemplo:

  • Reducción de lesiones en talones o a causa de caídas por un resbalar
  • Mejora en el rendimiento y resistencia de los jugadores
  • Eliminación de alergias a consecuencia del pasto
  • En clima lluvioso, el juego puede seguir sin problema como lodo.
  • La posibilidad de jugar en cualquier condición climática ayuda a no generar pérdidas económicas para los organizadores
  • A pesar de lo que se cree, el producto es Eco-friendlyes decir que no hace daño alguno al medio ambiente
  • Los pocos raspones que se llegan a presentan no necesitan de una atención especializada como desinfección o búsqueda de partículas como bolitas de tierra o piedras enterradas en la piel
  • El impacto que se tiene es mínimo a comparación del suelo natural.

Además de ello, el pasto sintético tiene grandes beneficios para los dueños de las canchas, por ejemplo:

  • El costo de mantenimiento es mucho más reducido que si se usara pasto natural, pues no necesita una poda constante para mantener un tamaño promedio.
  • El ahorro de agua para mantenerlo en condiciones es de hasta un 90% a comparación de canchas que siguen usando pasto natural.
  • Su tiempo de vida útil es muy prolongado. En promedio un pasto colocado de manera optima en la zona y solo exponiéndose a las condiciones de clima natural es capaz de servir diez años. Si se encuentra bajo techo, su vida puede ser aún más larga.

Si instituaciones como la FIFA ha abalado el uso de este material para las canchas oficiales por su seguridad y comodidad, entonces ¿Qué motivo te haría no implementarlo en cualquier otra cancha de fútbol?

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]