Construcción de muros de contención

Los muros de contención son elementos constructivos que cumplen la función de cerramiento, soportando, por lo general, los esfuerzos horizontales producidos por el empuje de tierras. En otros tipos de construcción, se utilizan para contener agua u otros líquidos en el caso de depósitos.

La construcción de un muro de contención no solo soporta los empujes horizontales trasmitidos por el terreno, debe también recibir los esfuerzos verticales trasmitidos a pilares, paredes de carga y forjados que apoyan sobre ellos.

La SCT señala que mayoría de los muros de contención se construyen de hormigón armado, cumpliendo la función de soportar el empuje de tierras, generalmente en desmontes o terraplenes, evitando el desmoronamiento y sosteniendo el talud.

Para calcular la estructura de un muro de contención de tierras, primeramente hay que conocer las características del terreno a contener para poder determinar el empuje de tierras o presión lateral del suelo que va a solicitarle, además de las presiones y subpresiones debidas a la eventual presencia de agua en el terreno.

La estabilidad de la estructura de contención y la estabilidad del suelo se consigue evitando los movimientos y las deformaciones excesivas. Diferenciamos dos condiciones para el diseño y cálculo de una estructura de contención de tierras.

Los muros de contención se clasifican de acuerdo con su diseño y función

Muros con talón y puntera: para construir este muro es necesario sobrepasar la línea de edificación, a nivel de los cimientos.

Muros sin talón: por lo general al construirlo resulta con un aumento de dimensión en la puntera de la zapata.

Muros con talón: ídem el primer caso, necesitan sobrepasar la línea de edificación. El resultado es similar al muro sin talón, pero trabaja de otra manera; esta es la mejor solución ante inestabilidades por posible vuelco.

Función

Contención de líquidos: para esta función es necesario conseguir la continuidad del hormigón a fin de lograr una buena impermeabilización. Para ello se efectúa un vibrado con un control adecuado, para evitar huecos y juntas.

Contención de tierras: cuando el muro se destina a contener sólidos, éstos por lo general son tierras; la impermeabilización y el drenaje son dos aspectos importantes para controlar el paso de agua del terreno hacia el interior de la edificación.

Muros de contención por gravedad: soportan los empujes con su peso propio. Los muros construidos con hormigón en masa u hormigón ciclópeo, por ser más pesados, se utilizan habitualmente como muro de gravedad ya que contrarrestan los empujes con su propia masa.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]