escuela de manejo

A finales del 2018, en el reporte sobre el número de vehículos de motor registrados en circulación que presentó el INEGI,  se declaró que hay más de 5 millones de autos en la Ciudad de México. Sabemos que las vialidades de la capital siempre están llenas de carros, y es que son pocos los ciudadanos que ven en el transporte público (ineficiente) una opción para moverse y llegar a sus destinos; incluso, cada vez es más común, ver a personas tomando clases en una escuela de manejo para poder conducir coches ultimo modelo.

Vivimos en una ciudad de autos, por esta razón, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, presentó una campaña pedagógica de movilidad con 10 reglas básicas que todo conductor tiene que seguir. Este decálogo se comenzó a aplicar desde el 6 de diciembre del año pasado, y su lemas es: “Se amable, todos tenemos prisa”. Según Sheinbaum, el objetivo de implementar estas medidas es proteger y asegurar a los peatones, ciclistas y grupos vulnerables, así como mejorar el flujo vehicular, evitar las multas de tránsito y facilitar la movilidad en las distintas calles y avenidas de la CDMX. En palabras de la propia jefa de Gobierno: “Es una campaña que busca que todos nos hagamos responsables de la convivencia, que todos nos vigilemos, que cumplamos bien, más bien ser amable, queremos que todos asumamos nuestra responsabilidad”. A continuación, te presentamos las 10 reglas del buen conductor:

  1. No rebasar los límites de velocidad
  2. No manejes alcoholizado
  3. No debes mensajear al manejar
  4. En luz roja, no hay vuelta continua
  5. Respeta el metro y medio a los ciclistas
  6. En cruces no señalizados, el paso es uno y uno
  7. En dos ruedas, usa el casco; en cuatro ruedas usa el cinturón
  8. Primero el peatón. No obstruyas su espacio y cédele el paso
  9. Si no pasas, no pases
  10. No te estaciones en doble fila

Estas reglas básicas tienen 4 objetivos muy claros, ya que buscan disminuir el número de víctimas de incidentes de tránsito, con énfasis en usuarios más vulnerables; disminuir tiempos de viaje sin que eso signifique más velocidad, dando más fluidez al tráfico y, de esta manera, reducir la posibilidad de que haya bloqueos de la vía o incidentes de tránsito; mejorar la experiencia de viaje y uso del espacio público de todos los usuarios de la vía; y priorizar el aprendizaje de estas reglas por parte de toda la ciudadanía, para que las recuerde y las cumpla.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]