Así como existen maneras de protegerte a ti y a tu familia, un seguro para empresas puede proteger cualquier negocio que haya emprendido, sin importar el tiempo que tenga o el tipo del mercado al que te diriges. Desde las empresas más pequeñas hasta los grandes consorcios necesitan contar con una cobertura para prevenirse en caso de accidentes, amenazas o imprevistos.

Para entrar en ciertos sectores, un negocio está obligado a contar con un seguro que cubra ciertas áreas y en otros casos, los propietarios o la organización encargada adquiere uno de forma voluntaria, como prevención ante cualquier imperfecto. Un seguro para empresa no es muy diferente de un seguro de cobertura personal, Con este tipo de servicios, ante algún daño o accidente la empresa puede buscar una indemnización parcial o total de los gastos que se generen. A cambio de contratarlo, el asegurado debe de pagar a una compañía asegurado un monto de dinero especifico.

Existen varios tipos de seguros para empresas, que responden a las necesidades que puedan suscitarse:

Seguro de accidentes para trabajadores

En cualquier negocio pueden sufrirse percances. Una poliza que cubra a todo el personal que labora en un establecimiento permite no solo auxiliarlos en caso de accidentarse en horas laborales, sino también de apoyar en otros inconvenientes. Hay seguros que incluso pueden apoyar a los familiares en caso de fallecimiento por causas naturales.

Seguro de responsabilidad civil

Este seguro permite que una empresa asuma su responsabilidad al afectar el desarrollo de cualquier tipo de actividad: profesional, mercantil, etc. Este tipo de seguros son recomendables cuando los productos o servicios de una empresa involucran a terceras personas. Por ejemplo, si se tiene un restaurante y por un problema en la infraestructura un cliente se daña o lastima severamente, nosotros podemos ser capaces de resarcir el daño.

Seguro multi riesgo

Este tipo de seguro cubre múltiples áreas de una empresa contra cualquier daño, percance, problema técnico o siniestro que pudiera llegar a presentarse en los lugares y objetos que involucren a la empresa. Empresas como Coppel deben de tener este tipo de seguros de manera obligatoria.

Seguro de daños a propiedad

Este tipo de seguros protege los inmuebles de una empresa. Cubren todo tipos de daños que puedan causarse por un incendio, descargas eléctricas, robos, saqueos o problemas provocados por fugas de agua y humedad. Regularmente este tipo de seguros no cubren catástrofes naturales como terremotos o huracanes.

Como emprendedor, lo más importante es cuidar el negocio que haz iniciado y antes de escoger alguno, debes de meditar cual te conviene en el momento y cual puedes adquirir más adelante. Muchos seguros cuentan con la modalidad para ampliar la cobertura.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]