Ver crecer a nuestros hijos es una enorme satisfacción, aun cuando no es un buen día y se enferman o pasan por un mal momento. Uno podría pensar que hay un momento en el que dejan de sufrir por una cosa y pasamos a un segundo plano, como los dientes, pero no siempre es así.

La dentición es algo que nuestros pequeños sufren mucho por lo doloroso que resulta, pero después de un tiempo en el que también lo padecemos como padres se acaba y comienza una nueva etapa, o por lo menos eso pensábamos nosotros.

Sobre la caída de los dientes

Muchos niños lo esperan con ansias y los padres –o por lo menos muchos de nosotros- vemos en este momento una nueva etapa y es imposible pensar en que los peques están creciendo y dejan de ser unos bebés, aunque quién deja de ver como bebés a sus hijos.

Bueno, pues cuando pasa la primera impresión de un diente flojo en la que se encuentra instalado el famoso “ratón de los dientes” viene el momento de pensar en limpieza, dentista y cuidados especiales. A muchos niños les causa temor la idea de ir al dentista wtc, pero está en nosotros motivar esta nueva etapa, como todas las demás demostrándoles que nada puede pasar.

Normalmente los primeros dientes en caerse son los primeros que aparecieron, sí, aquellos que brotaron alrededor de los 4 ó 7 meses de edad. Alrededor de los tres años termina el dolor de la dentición pues ya se encuentra completa la dentadura con el número de dientes que deben salir.

A los 4 ó 5 años de edad es normal que comiencen a caerse los dientes y motivar al niño a moverlo cuando se encuentra flojo no es malo siempre y cuando no duela o ya haya pasado mucho tiempo de que estos tienen este movimiento y no hay día en que termine de salir. Es en este momento en que hay que pensar en acudir al dentista pues es probable que se trate de una enfermedad.

wtc-dental-group

Focos rojos

No hay porque ser alarmistas con los peques pues lo primero que harán es asustarse y algunos quieren terminar con el problema colocando un hilo y amarrarlo a una puerta –método de antaño para tirar los dientes flojos-. No hay que entrar en pánico y mejor asegúrate de que este tipo de cosas no pasen:

  • Tenga dolor intenso en la boca o encías por más de cuatro días. Puede, o no, que se trate de los molares.
  • Comiencen a caerse antes de los cuatro años.
  • Tenga siete años y aún no se le caigan los dientes.

¿No sabes por dónde empezar? Comienza cambiando el cepillo de los peques cada tres meses o menos, usa dentífrico sin flúor –Colgate tiene una línea para niños menores de tres años- y llévalo al dentista, nosotros te recomendamos WTC Dental Group.

¿Tienes dudas? No esperes más y escribe todo en la caja de comentarios, no olvides compartir este post en redes sociales y regalarnos un like.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]