El temblor que ocurrió en territorio mexicano, el 19 de septiembre del año pasado, destruyó alrededor de 150 mil viviendas, curiosamente la misma cifra que se construyó durante el 2016. Este dato lo dio a conocer la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). La dependencia también especificó que son más de 250 mil mexicanos que se quedaron sin su vivienda.

 

Desde ese día todos nos hemos puesto a pensar sobre la estructura y los materiales, de los que están construidos nuestros hogares. Ya que, parece imposible que tanta destrucción inundara a México, cuando ya habíamos vivido un terremoto en 1985. Por lo que es sorprende ver que, en vez de una construcción con un muro de contención, empresas construyeran edificios -que según eran de alta tecnología- con unicel.

Por esa razón cada construcción debería ser construida pensando en que debe sobrevivir a cualquier temblor, ya que estos no se pueden ni evitar, ni predecir. Estas son algunas recomendaciones, de expertos en el tema:

 

  • Geometría:  Se deben construir muros en dos direcciones perpendiculares entre sí, la geometría de la vivienda debe ser regular y simétrica.  Una vivienda simétrica, bien construida, resiste mejor la acción de los terremotos.  Se debe evitar construir viviendas con formas alargadas y angostas donde el largo de la vivienda es mayor a 3 veces su ancho.
  • Resistencia: Es necesario garantizar uniformidad en el uso de los materiales en los muros, estructuras, cubiertas y demás. Esto permite una respuesta integral de la edificación en caso de sismo. La vivienda debe ser firme y conservar el equilibrio cuando es sometida a la vibración de un terremoto. Viviendas poco sólidas e inestables se pueden volcar o deslizar.
  • Rigidez: Es deseable que los elementos que conforman la estructura de la vivienda se empalmen monolíticamente como una unidad y que se forme poco cuando la vivienda se mueve ante la acción de un sismo.
  • Continuidad: Para que una edificación soporte un terremoto su estructura debe ser sólida, simétrica, uniforme, continua o bien conectada. Cambios bruscos de sus dimensiones, de su rigidez, falta de continuidad, una configuración estructural desordenada o voladizos excesivos facilitan la concentración de fuerzas nocivas, torsiones y deformaciones que pueden causar graves daños o el colapso de la edificación.

 

Una de las mejores empresas, que ofrecen servicios de construcción a gran escala son Ml Ingenieria, que aparte de pensar en las personas, piensan en el medio ambiente.

Si la nota te pareció interesante y te es de utilidad, regálame un dedito arriba y compártela en tus redes sociales. También, si tienen alguna duda, opinión, consejo o lo que sea, pasa a la caja de comentarios y escríbeme.

 

¡Hasta la próxima!

¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]
Facebook Comments