En el mundo de la publicidad, la forma de promocionar y dar a conocer los productos y servicios no solo se limita a las imágenes y los videos. La redacción publicitaria nació como una herramienta para la publicidad que permiten comunicar ideas, reflexiones, estudios o experiencias que tienen como objetivo dar a conocer, incitar o persuadir al público de probar o adquirir algo. Con la apertura del internet y la creciente industria del marketing digital, el social media y los contenidos de calidad, los textos publictarios abundan por todos lados, tocando todo tipo de tema, intereses, dudas, preguntas, comentarios, etc.

Ante tanta competencia y con el objetivo de atraer a la mayor cantidad de usuarios posibles, la redacción publicitaria no es solo una actividad más, sino que resalta como una gran posibilidad para que las marcas, las empresas y los negocios crezcan a nivel digital. Por ello es importante que al hacer una redacción, esta se lleve a cabo de la mejor manera posible. Para que esto pueda ocurrir, es necesario prestar atención a los siguientes consejos:

Sé auténtico

Seria sencillo buscar información de otras páginas, copiarla y adjudicarte la autoría de las ideas se incluyes una idea o dos, pero esto carece de atractivo para que las personas puedan leerte. Por ello, al crear un contenido, es mejor ser autentico y hablar desde tu experiencia y conocimientos, con tu propio estilo. A la larga, esto no solo te otorgará calidad, sino una gran satisfacción. Ojo, esto no quiere decir que no te puedas nutrir de información de fuentes confiables y citarlas de vez en cuando.

Conoce a tu público, conecta con ellos

No es lo mismo hablarle a todo mundo que enfocarte en un sector de la población. Cuando conoces a las personas a las que quieres hablares, no solo puedes saber en qué forma lo harás, sino que delimitas mejor los temas que pueden interesarles e incluso desarrollar storytelling específicos para conectar con ellos per medio de sus emociones.

Se claro en el mensaje

No te compliques la vida con terminología específica, descripciones infinitas o palabras que no se usen comúnmente. La gente que se conecta a internet no está buscando un texto de enciclopedia, sino mensajes simples, claros y que aborden el punto de manera casi inmediata. Impresionar a la audiencia con el uso de palabras rimbombantes es más un obstáculo que un acierto. Usa palabras comunes, no divagues y cuida tu ortografía. Eso es lo mejor que puedes hacer.

Facebook Comments