El recorte en vinil es muy popular hoy en día. Este material tiene una gran infinidad de aplicaciones, artículos de uso cotidiano o para para ser empleados en publicidad y decoración, la técnica para llevar una idea de la computadora a lo físico no es tan complicada como podrías pensar y si te interesa aprender un poco sobre el, tenemos los pasos generales para llevar a cabo el trabajo en vinil.

Recorte en vinil

A diferencia del textil, que puede usarse más de un color, el recorte en vinil tiene una gama un tanto limitada y busca principalmente dar forma a imágenes vectorales, es decir, contornos o formas, los detalles pueden marcarse siempre y cuando sean contrastantes y no variaciones de colores a escala. Podría parecer sencillo, pero lo cierto es que los dibujos vectorales también llegan a tener un alto grado de complejidad, ya que es simplificar un símbolo a su forma más sencilla sin que pierda su esencia.

Ahora bien, el archivo en computadora debe manejarse en un formato vectoral y especialmente para la caligrafía debe tener en cuenta cierto grosor en el diseño, con el fin de que no desperdicies material y tampoco sea inservible o poco notable tu imagen final. Si se guarda en este formato, no solo te ayudas al momento de la impresión en plotter, sino que comprimes una serie de indicaciones que de otro modo tendrías que hacer de manera manual con muchas complicaciones.

Al momento de llevar a cabo tu impresión, debes considerar que la imagen puede presentarse en formato espejo, es decir, que la verás al revés y no en la forma que te lo maneja en la computadora. Esto se debe principalmente a la forma que tiene el vinil y como se colocará.

Este formato es muy común para la estampas de prendas, con el fin que tenga una orientación correcta una vez se coloque sobre la ropa, así que ten en cuenta la zona donde terminará tu diseño.

Recomendaciones para aprovechar casi todo el material

  • Ya que el vinil viene en laminas, lo mejor para no desperdicias material es cortar tus diseños con formas geométricas de cuatro lados (cuadrados o rectángulos)
  • Si aún así, te sigue sobrando pedazos pequeños, no los tires, guardas los recortes para diseños que puedas hacer posteriormente o cuando tengas problemas y el vector de tu vinil se rompa o no se haya impreso de forma correcta.
  • Si puedes, aprovecha el vinil como una plantilla para grabar en otro sitio.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]