La tintorería a domicilio es muy común actualmente, pero, ¿Te has preguntado alguna vez cómo inicio este servicio? Puede parecer que es muy del siglo XX, sin embargo, este servicio data de mucho más atrás, específicamente, desde el imperio Romano. Obviamente, el servicio de ahora es completamente diferente de que se llevaba cabo en aquellos tiempos, pero para emperadores, generales y personajes ilustres, la limpieza de sus ropas era un tema delicado.

Dejar la ropa en perfecto estado para su uso era una cuestión que no cualquiera podía llevar a cabo, y los fullonicae, es decir, las tintorerías de aquellos tiempos se encargan de dejar en perfecto estado la ropa de las clases altas, los únicos que podían darse el lujo de pagar por mantener siempre una buena apariencia en sus indumentarias y telas que portaban. En el Imperio Romano se fomentó el trabajo especializado en esta área creando lugares exclusivos para el tratado y limpieza de las telas. Con técnicas rudimentarias, se desarrolló el oficio de lavar, secar y tintar la ropa.

Cuando las clases menos privilegiadas comenzaron a tener acceso a este tipo de servicios ocasionalmente, muchas personas de la época vieron en ello una oportunidad para montar un negocio, y de esta manera comenzó a verse el servicio de tintorería más que como un lujo, como una forma empresa que podía ser económicamente benéfica. Este formato se mantuvo hasta la edad media, momento en el que solo se mejoraron las técnicas de entintado y sobre las condiciones de trabajo, pero no hubo grandes cambios.

Fue hasta la revolución industrial cuando el tratamiento de la industria textil cambio drásticamente. Aquí hubo un parte aguas en la forma de fabricar, cuidar, limpiar y teñir la tela. Los trabajos manuales prevalecieron solo un corto periodo de tiempo, antes de que el aumento de la población y el crecimiento de las urbes y la clase burguesa hiciera necesario acelerar los procesos e implementar máquinas a valor que sustituyeran la mano de obra que aunque mucha, se consideraba muy lenta a comparación de una maquinaria.

Gracias a este cambio, los avances tecnológicos en el área no dejaron de crecer. Técnicas, aparatos, productos fueron solo el inicio de los nuevos negocios que poco a poco evolucionaron, dejando el negocio convencional atrás para cambiarlo por las primeras franquicias del sector. Ciertamente, el objetivo primordial no a cambio a pesar del tiempo, pero nuevas técnicas sustituyeron viejas formas de hacer las cosas, mejorando notablemente la industria.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]