Mantenimiento de canchas

El contar con un césped en casa es una suerte de pocos, el contar con pasto en tu casa, más allá de crear un ambiente apacible, natural y relajado, conlleva a tener cuidados parecidos a los que hacen en el mantenimiento de canchas de fútbol como la del Estadio Azteca, pues cuando se tiene un césped el aspecto es una parte importante.

Así que, si piensas colocar pasto en el patio de tu casa, debes elegir cual será el césped perfecto, y es que existen varios tipos de pasto. Toma en cuenta que una buena elección repercutirá en el número de cuidados que se deberán hacer en el transcurso del tiempo, deberás elegir el que se acople mejor tomando en cuenta el clima, el tipo de suelo en donde se colocará así como el uso que se le dará.

También es importante que sepas que existen dos tipos de opciones para cultivar; las semillas que tardarán meses en dar los primeros resultados o las champas que harán crecer el césped en trozos. En primavera y verano obtendrás los mejores resultados pues es cuando las temperaturas son más suaves, es cuando tardan de 5 a 10 días.

Es preciso analizar el tipo de terreno en donde se plantará el pasto antes de la siembra, debemos estar seguros de que no existen problemas de drenaje así como estudiar cuál es el sistema de riego que más conviene. El pasto necesita mucha agua, por lo que de sebe de regar de dos a tres veces diarias para que el suelo se humedezca lo necesario, pero cuando el pasto alcance aproximadamente los dos centímetros de altura, el riego se disminuirá.

Debes de saber cuándo cortarlo, pues aunque no lo creas, la falta de poda es un factor para que la siembra no dure mucho tiempo. A pesar de que el modo de corte lo da el clima, se supone que el tallo se debe reducir a la mitad en cada poda. Cuando se disponga a hacerlo, se debe realizar bajo la técnica de trozado, el que significa cortar el césped en direcciones diferentes cada vez para que la raíz no se apoyo sólo sobre un lado.

El césped suele crear una capa de restos vegetales que perjudica su propio crecimiento porque impide la aireación del suelo. Este proceso consiste en hacer pequeños agujeros en el suelo plantado para que las raíces se aireen. Según la especie se formará más o menos capa pero, por norma general, se suelen realizar un escarificado o dos al año. La mejor época es primavera y la peor el invierno porque esta capa puede ayudar a superar épocas de heladas.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]