Sesiones de cámara hiperbárica

La oxigenación hiperbárica es un recurso mediante el cual el cuerpo entero es sometido a una presión mayor a la ambiental dentro de una especie de cilindro cerrado llamado sesiones de cámara hiperbárica. En ella, el paciente respira oxígeno al 100% de forma continuamente, intermitente con una mascarilla o a través de un tubo endotraqueal.

La oxigenación hiperbárica es un tratamiento seguro, no invasivo, bien tolerado, eficaz e indoloro, que reduce la morbi-mortalidad de algunas enfermedades, disminuye costos por atención, tiene mínimos efectos secundarios y tiempos de recuperación menores a los convencionales.

Este tipo de medicina esta fundamentada en las leyes físicas de los gases, especialmente en la Ley de Henry, la cual se refiere a que cuando aumenta la presión, aumenta la solubilidad del gas en un líquido. En este caso el gas es el oxígeno y el líquido sería el plasma sanguíneo.

Entendiendo que, si se aumenta entre 10 y 15 veces más la cantidad de oxígeno en el cuerpo, se crearán afectos secundarios positivos. En promedio, las sesiones duran entre 90 y 120 minutos, esto incluye 15 minutos para llegar a la presión adecuada y 15 minutos para salir de la presión de trabajo.

De acuerdo con el portal Clinicademerida.fortiddns.con, el tratamiento con oxígeno hiperbárico en el cuerpo también se fundamenta en dos condiciones biofísicas en un medio ambiente creado artificialmente a través de una cámara presurizada donde se respira oxígeno.

Según el Comité de Oxigenación de la Sociedad Americana las condiciones aceptadas para ser pacientes candidatos a recibir esta terapia son por:

  • Infecciones severas
  • Problemas de cicatrización (pie diabético, problemas post-radiación)
  • Trauma agudo (incluyendo quemaduras)
  • Patologías que tienen en común una hipoxia aguda o crónica (lesiones neurológicas o problemas con intoxicaciones)

Ya se ha respondido parte de la pregunta principal ¿cómo actúa la oxigenación hiperbárica?, pero para completarla habrá que explicar otras dos condiciones: La primera condición se basa en la Ley de Boyle-Mariotte, se refiere a la reducción del volumen de los gases al aumentar la presión ambiental en los objetos u órganos.

La segunda se relaciona con el comportamiento dentro del cuerpo al respirar oxigeno puro (al 100%), que difunde a los tejidos en proporción directa al aumento, siempre controlado, de la presión que se administra en la cámara resultando en una mejora de las condiciones celulares y tisulares, favoreciendo una mejor cicatrización y recuperación de los tejidos enfermos.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]