CategorySistemas contra incendios

Tipos de hidratantes contra incendio

Sistemas contra incendios

No sabemos en qué momento podríamos estar en medio de un incendio, por lo que las empresas deberían estar preparadas con sistemas contra incendio. Asimismo, nosotros deberíamos estar al tanto de las medidas de seguridad cuando estemos presenciando un siniestro como estos.

Los hidrantes de incendios pueden ser de dos tipos; a) hidrante de columna e hidrante bajo nivel de tierra (también llamados de arqueta), b) los hidrantes de columna pueden ser de columna seca y de columna húmeda:

A continuación, te presentamos los tipos de hidratantes contra incendios ¡conócelos!

Hidratantes de columna húmeda

Se trata de una alternativa más eficiente y eficaz a los hidrantes de columna seca, ya que disponen de todo el mecanismo en la superficie sin las complicaciones que suponen los hidrantes de columna húmeda.

Uno de estos inconvenientes de estos sistemas contra incendio tiene que ver con la reparación, ya que en los hidrantes de columna húmeda no hay que picar el suelo para descubrir el mecanismo, mientras que en los de columna sí.

Los hidrantes de columna húmeda no son aptos en zonas en las que no hay riesgo de helada ni deben estar libres de riesgo de impacto o, al menos, bien protegidos de golpes por parte de vehículos para evitar su rotura por la parte de las bridas.

Asimismo, los hidrantes de columna seca ofrecen una ventaja importante, y es que la apertura de las válvulas se realiza de forma independiente en cada una de ellas, los que permite controlar el caudal de salida..

Hidratantes de columna seca

Es el tipo de hidratante que se vacía automáticamente después de ser utilizados. De este modo, al no contener agua cuando no es necesario, no tienen riesgo de rotura por heladas. Estos hidrantes también incorporan un sistema que asegura su estanqueidad en caso de rotura por impacto.

Hidratantes de bajo nivel de tierra o de arqueta

Son aquellos que permanecen totalmente enterrados, de forma que no dan lugar problemas de espacio, no tienen riesgo rotura por impacto y están más protegidos de las heladas. Sin embargo, dispone de menores prestaciones de caudal respecto a los hidrantes de columna.

Además, Protección Civil señala que su uso requiere más tiempo, ya que hay que localizarlo primero y quitar la tapa después para poder colocar la manguera. En cualquier caso, ofrecen una solución eficaz para núcleos urbano muy poblados en los que puede haber problemas de espacio.

Características de los incendios forestales

Sistemas contra incendios

Es preciso señalar que un incendio forestal es un fuego de gran magnitud que se propaga sin control en algún terreno forestal, ósea es creado y avivado por árboles y hojas secas.

Los incendios forestales se extienden con mayor rapidez que cualquier otro tipo y son difíciles de eliminar con los sistemas contra incendios comunes, además, puede cambiar de rumbo súbitamente por acción del aire y puede sortear obstáculos como ríos o carreteras, suelen ser devastadores.

Algunas personas señalan que los incendios forestales tienen un súper poder destructivo, es como si éstos tuvieran vida propia ya que pueden avanzar a una velocidad de hasta unos 23 kilómetros por hora.

Avanza incendiando y consumiendo todo lo que encuentre a su paso, alcanza una velocidad de hasta 23 kilómetros por hora.

National Geographic nos explica que cuando los incendios escapan del control humano, alimentados por el clima, el viento y la maleza, pueden calcinar hectáreas de tierra y consumir todo lo que encuentran a su paso en cuestión de minutos.

Características de los incendios forestales

  • Cada año se produce una media de más de 100 mil incendios, llamados también incendios forestales, que queman entre 1.6 y 2 millones de hectáreas de terreno cada año.

  • En los últimos años, los incendios han consumido hasta 3,6 millones de hectáreas.

  • Deben darse tres condiciones para que un incendio forestal se propague, algo que los bomberos llaman el triángulo de fuego: combustible, oxígeno y una fuente de calor.

  • El combustible puede ser cualquier material inflamable que esté cerca del fuego, incluidos los árboles, la hierba, la maleza e incluso las casas. Cuanto mayor sea la cantidad de combustible presente en una zona, más intensidad tendrá el fuego.

  • Los rayos, las fogatas, los cigarrillos, los vientos cálidos e incluso el sol pueden proporcionar el calor suficiente para desatar un incendio.
  • El clima seco y las sequías convierten la vegetación en combustible sequísimo e inflamable; los vientos fuertes hacen que el fuego se extienda con rapidez; y las temperaturas cálidas alientan esta combustión.

  • Los estados de Montana, Idaho, Wyoming, Washington, Colorado, Oregón y California experimentan algunos de los peores incendios de Estados Unidos.

  • El aire proporciona el oxígeno que el fuego necesita para arder. Las fuentes de calor contribuyen a desencadenar el fuego y hacen que el combustible esté lo suficientemente caliente para prenderse.
  • Los incendios forestales se mueven a velocidades de hasta 23 kilómetros por hora, acabando con todo lo que encuentran a su paso (árboles, maleza, viviendas e incluso seres humanos).